Con el paso a la fase 2 de la desescalada en las provincias que aún esperaban este cambio, esta semana ya pueden volver a abrir, por fin, la totalidad de las piscinas recreativas de toda la geografía española. Desde AquaBlau queremos expresar nuestra alegría, y también aprovechar para desearos un buen disfrute del agua dándoos algunos consejos.

Justo estos días estamos encargándonos de la puesta a punto de varias instalaciones de este tipo, y somos conscientes de que el cambio de hábitos asusta a muchos usuarios. Pero es importante que todos estrenemos la temporada de baño de forma responsable para no favorecer el rebrote de la pandemia Covid-19, ahora que se ha avanzado tanto. Así pues, adelante: lancémonos a la piscina con la mirada puesta en una nueva normalidad a la que, por muchos interrogantes que aún genere, sabemos que podremos acostumbrarnos.

El estado de alarma (que afortunadamente acaba en pocas semanas) ha supuesto la entrada en vigor de una serie de medidas reguladoras. Es el capítulo X de la Orden SND/414/2020 de 16 de mayo el que establece las condiciones para la reapertura de las piscinas recreativas públicas en la fase 2. La gran duda de estos días en nuestro sector tiene que ver con cómo evitar las aglomeraciones que son habituales en este tipo de espacios. Para ello se pide que se respete en zonas comunes la distancia mínima de 2 metros entre usuarios que no convivan juntos. El control del aforo reducido al 30% mediante cita previa es la medida que deberá adoptarse.

Por otra parte, se insta a reforzar las labores de higienización en zonas como vestuarios, área perimetral y accesos, a que desinfecte uno mismo su tumbona antes y después de su uso, a que no deje colgada su toalla sobre las vallas, a ducharse preferiblemente en casa… Si necesitas estudiar en profundidad las medidas que debes tomar, puedes consultar aquí las recomendaciones que hace el ministerio de sanidad. Por nuestra parte te recomendamos el uso de productos higienizantes multi-superficies especializados en la limpieza de zonas comunes de piscinas, eficaces frente a patógenos de tipo bacteria, visrus y hongos, pero que si entran en contacto con agua del vaso no alteren su equilibrio (consulta disponibilidad en el apartado tienda AquaBlau). 

Surfosan higienizante multi superficie para piscinas

La buena noticia es que durante el momento del baño podemos estar tranquilos de que no hay contagio a través del agua, pues una piscina bien filtrada y tratada es segura frente al virus SARS-CoV-2. Así lo indica el último informe elaborado al respecto por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC): “El uso de agentes desinfectantes está ampliamente implantado con el fin de evitar la contaminación microbiana de las aguas por la afluencia de usuarios, y esta medida debería ser suficiente para la inactivación del virus”. ¿Pero qué significa “bien filtrada y tratada”? Pues nada distinto a lo que desde hace años establecen los criterios técnico-sanitarios del Real Decreto 742/2013, que rige a todas las piscinas públicas.

 

Antes de nada, hay que saber que el proceso de filtración es primordial para que los procesos posteriores de desinfección, mantenimiento y limpieza de las piscinas sean eficientes. El agua debe ser desinfectada y tener además un poder de desinfección residual que alcance determinados parámetros. Es lo que se denomina el porcentaje de cloro libre (Cl2), que no es más que la cantidad de cloro disuelto que sobra en el agua y que cuenta con un poder oxidante extra para que no proliferen microorganismos perjudiciales y se acabe con la carga orgánica que introducen los bañistas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una concentración residual de cloro libre de ≥0.5 mg/l en el agua de la piscina durante un mínimo de 30 minutos de contacto a un pH menor de 8 es suficiente para matar virus envueltos como los coronavirus.

¿Y por qué es tan importante la regulación del pH para garantizar una desinfección eficaz? El equilibrio químico del cloro evoluciona en función del pH del agua. En el agua, el cloro se presenta en dos especies: el ácido hipocloroso (HClO) y el ion hipoclorito ClO-. Sólo el ácido hipocloroso HClO tiene capacidad desinfectante. La cuestión es que con pH superiores a 8 prácticamente todo el cloro se encuentra en forma de ion hipoclorito ClO-. En tal caso, la desinfección es totalmente ineficaz.

La tecnología empleada define el sistema de desinfección que actúe en la piscina. Puede ser química (con derivados de cloro o de bromo y oxígeno), por cloración salina, con ozono, lámparas de radiación ultravioleta o inonización. Aquablau suscribe las recomendaciones de automatizar el proceso de dosificación de cloro y pH, destacando como alternativa la electrólisis salina, que genera cloro libre automáticamente a partir de sal disuelta en el agua. La medición de los niveles de calidad del agua debe ser constante, siendo recomendable hacerla tres veces por semana. Por último, se aconseja insistir en el uso del limpiador de fondos, una vez a la semana por ejemplo.

Piscina municipal de Ger. Rehabilitada por Piscinas AquaBlau

PISCINA MUNICIPAL DE GER, GIRONA. REHABILITACIÓN DE LINER.