Cómo mantener tu piscina en septiembre y octubre

mantenimineto de la piscina en septiembre octubre

Cómo mantener tu piscina en septiembre y octubre

Mantener bien el agua de tu piscina en septiembre y octubre no tiene grandes secretos. Eso sí, debemos evitar caer en ciertos errores si lo que queremos es que su buen estado se conserve de forma eficiente. Con el final de las vacaciones de verano el tiempo cambia mucho: llegan los días nublados, las tormentas, la temperatura ambiental baja gradualmente y casi sin darnos cuenta los baños diarios en la piscina se acaban. ¿Hora de apagar motores? Para nada.

Durante los meses de septiembre y octubre aún podemos disfrutar de días e incluso semanas en los que apetezca refrescarse cuando apriete un poco el sol. Dependiendo de las horas en las que dé a nuestra piscina, habrá momentos en los que el agua estará más o menos fría (a principios de septiembre por ejemplo la temperatura del agua puede ser de unos 25º, y a finales de octubre de unos 17-18º).

Accionamiento del sistema de filtración de una piscina

Hay quien piensa que usar un tratamiento de hibernación que dosifique de forma automática cantidades mínimas de desinfectante, algicida y floculante puede ahorrar problemas. Pero lo cierto es que confiar en eso demasiado pronto es lo que puede echar por tierra todo el cariño que le hemos puesto a nuestra piscina a lo largo del verano. Para que lo que se llama un hibernaje activo (encendiendo el equipo de filtración una o dos horas al día) sirva para preservar el estado del agua fuera de temporada, su temperatura debe estar por debajo de los 12°C. Por encima es cuando las bacterias y algas proliferan más fácilmente. Las proporciones de los tratamientos químicos todo-en-uno que incluyen los productos de invernaje son insuficientes para evitar su reproducción.

La clave está en el tiempo

¿Entonces qué hacemos? Muy fácil: Bajamos un 30% las horas de filtración de la piscina. Pongamos que una piscina de medidas estándar suele filtrar unas 8 horas en verano. Ahora bastarían entre cinco y seis horas repartidas, por ejemplo. Además, en caso de usar producto químico para desinfectarla, vamos reduciendo también su dosificación. Al no hacer tanto calor, el cloro no se evapora tan rápido. La reposición se ajustará simplemente para mantener los niveles entre 0,6 y 1,0 ppm (partes por millón o mg/l), siempre habiéndonos asegurado de que la acidez del agua, es decir, el pH, sea la óptima (entre 7 y 7,5).
Los equipos salinos, al contar normalmente con una sonda redOx (que analiza el potencial de oxidación del agua para que los niveles de producción de cloro se ajusten), seguirán trabajando al 100%, pero también durante menos tiempo. De esta manera, alargaremos la vida útil de la célula del clorador.

Reloj programador del sistema de depuración de una piscina

Igual que en septiembre aún no ponemos invernaje a la piscina, tampoco sirve de nada añadir algicidas ni eliminador de fosfatos para evitar que el agua se vuelva verde. Este tipo de tratamientos son preventivos, pero no los debemos usar hasta poco antes de que vuelva el calor de forma estable en primavera, justo antes de la floración de las algas en la piscina.

Consúltanos cualquier duda que tengas sobre cómo cuidar mejor tu piscina fuera de la temporada de baño. Desde Aquablau podemos servirte productos para el cuidado del agua que son de nuestra total confianza, además de ofrecerte distintos servicios de mantenimiento anual que se ajusten a tus necesidades.

Mantenimiento de piscinas en Barcelona Aquablau



Solicita Presupuesto
close slider

    Solicita tu presupuesto

    He leído y acepto la política de privacidad.

    Abrir chat
    Hola, ¿En qué podemos ayudarte?
    Saludos.
    ¿En qué podemos ayudarte?